El presidente cubano Raúl Castro recibió en la madrugada del viernes al equipo de béisbol de la isla que regresó de San Diego, donde quedó eliminado de la ronda final del Clásico Mundial.

Castro saludó a cada uno de los jugadores, técnicos y otros miembros de la delegación al pie de la escalerilla del avión en la terminal aérea cubana y dialogó con cada uno de ellos según reporta el viernes el diario oficial Granma.

“Las experiencias obtenidas nos indicarán qué es lo que tenemos que superar y en qué tenemos que ser mejores. El camino para el éxito comenzó ayer mismo”, dijo Frederich Cepeda, el jardinero estelar del equipo cubano.

Cepeda, que terminó con 500 como promedio de bateo y con tres cuadrangulares conectados, agregó que “hubiéramos querido regresar con el triunfo para brindarlo y compartirlo con el aguerrido pueblo cubano. En esta ocasión eso no fue posible”.

Cuba fue blanqueada 5-0 por Japón el miércoles y quedó fuera de la ronda final del segundo Clásico Mundial.

De acuerdo con estadísticas del comité organizador del Clásico Mundial, esta es la primera vez desde 1951 que Cuba se queda fuera de las finales de un torneo mundial de envergadura.

Cuba se coronó campeón por última vez en el mundial de 2005. Desde esa fecha acumuló el segundo lugar en el primer Clásico Mundial, el Preolímpico de las Américas, ambos en el 2006; en el mundial de 2007 y en los Juegos Olímpicos de 2008.

En el presente Clásico la novena cubana compartió el quinto lugar con Puerto Rico, ambos con foja de 4-2.