El Departamento de Justicia de Estados Unidos pide a la Corte Suprema que no anule la medida hasta que sea revisada.

El gobierno del presidente del Barack Obama pidió a la Corte Suprema de Estados Unidos  que no anule la política de No pregunte No diga sobre homosexuales en las Fuerzas Armadas mientras una corte federal de apelaciones considere el asunto.

Un grupo pro derechos de los gays, Los Republicanos de la Cabaña de Leños (Log Cabin Republicans) rechazaron la política militar en una demanda judicial hace seis años.

El grupo ganó un dictamen inicial que bloqueó la política, pero una corte de apelaciones de California suspendió la decisión hasta que la medida sea revisada.

El Departamento de Justicia dio a conocer que el caso no cumple las condiciones para que la Corte Suprema intervenga y lo escuche.

El presidente Obama ha prometido eliminar la política No Pregunte No Diga pero su administración lucha por mantenerla vigente hasta que el Pentágono desarrolle un plan de transición.

Las autoridades militares argumentan que un cambio abrupto en la política podría quebrantar las operaciones militares y el reclutamiento.