El senador George Mitchell, enviado especial del gobierno de Estados Unidos para Medio Oriente, anunció que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, acordaron volver a reunirse en dos semanas, los próximos 14 y 15 de septiembre en la región del conflicto.

El senador Mitchell, dijo que asistirá al encuentro acompañando a la secretaria de Estado, Hillary Clinton. "Abbas y Netanyahu han acordado que las negociaciones se podrán completar en un año” agregó Mitchell.

El proceso de diálogo de paz para Medio Oriente se reinició con declaraciones de buena voluntad e intenciones, en el Departamento de Estado, realizadas por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. 

La secretaria Clinton expresó su confianza en el nuevo diálogo que se puso en marcha para alcanzar un sueño largamente añorado, que es un acuerdo de paz entre ambas partes, para el cual se ha establecido un plazo de un año.

En el encuentro que se inicio en el Departamento de Estado, tanto Netanyahu como Abbas se mostraron conciliadores luego de las reuniones sostenidas con el presidente Obama antes de iniciar el diálogo formal.

Si bien Netanyahu dijo que la “paz debe tener en cuenta las genuinas necesidad de seguridad de Israel”, también estableció con énfasis que “la seguridad es el cimiento para la paz” y si ella la paz “será irrelevante”.

El primer ministro israelí dijo que “tenemos la particular oportunidad de poner fin a un conflicto de un siglo” y de poner fin “al derramamiento de sangre”, aunque también insitió en señalar que "sólo lograremos una paz duradera, con concesiones mutuas".

Por su parte, el presidente de la autoridad palestina, reforzó la idea de que “las conversaciones, deberían, conducir a un acuerdo de paz en el plazo de un año”. También Abbas dijo que “el camino está abierto frente a nosotros” para transitar la ruta del diálogo y coincidió con el primer ministro israelí, al señalar que “la seguridad es vital para ambas partes involucradas en el proceso”.

Las conversaciones son las primeras en veinte meses, más de un año y medio, y se iniciaron en medio de un ataque de milicianos de Hamas contra colonos israelíes y las amenazas de Hamas de continuar sus ataques contra los israelíes.