Ramos Lauzurique dijo que continuará haciendo oposición y que no estaba impresionado por las reformas económicas.

Al ser liberado, el prisionero político cubano del Grupo de los 75, Arnaldo Ramos Lauzurique, preguntó a los oficiales de la policía política si esa libertad era incondicional, y estos respondieron que se trataba de una libertad sin condiciones.

El ex preso político contó a Radio Martí que cuando el cardenal Jaime Ortega le preguntó en un par de ocasiones si deseaba viajar a España, él le respondió que no, que deseaba permanecer en Cuba. Tras el diálogo, el purpurado le dijo que sería liberado.

Lea además: UE reclama cambios reales a Cuba

Desde su casa en La Habana, Ramos Lauzurique declaró a Radio Martí que se encontraba bien y contento, aunque su esposa Lidia Lima había expresado que estaba un poco más delgado que la última vez que lo vio en la visita de septiembre de 2010.

Originalmente, Lidia Lima había informado a Radio Martí sobre la llamada que recibió de un representante de la Iglesia, el que dijo hablar en nombre del Arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, para indicarle que su esposo sería liberado. Ahora, la esposa de Ramos afirmó que estaba tan contenta que casi no podía creer tenerlo ya en la casa.

La Iglesia Católica de Cuba, en un comunicado de prensa divulgado en su página digital Palabra Nueva, había anunciado que además de Ramos Lauzurique sería liberado Luis Enrique Ferrer García, quien partirá a España próximamente.

Arnaldo Ramos Lauzurique, de 68 años, era miembro del Instituto Cubano de Economistas Independientes cuando en 2003 fue condenado a 18 años de cárcel dentro de la ola represiva de la Primavera Negra.

La liberación

El disidente cubano, Arnaldo Ramos Lauzurique, es el primer liberado del grupo de 13 que aún permanecían encarcelados y que rechazan abandonar el país.

Ramos, quien tras su liberación se reunió con el grupo de activistas Las Damas de Blanco, prometió que retornará a las actividades políticas que desarrollaba antes de su arresto en 2003.

El activista, de 68 años, dijo también que no estaba impresionado por las reformas económicas anunciadas por el presidente Raúl Castro y advirtió que el país pasará del estancamiento al caos si no hay apertura real.

El presidente, Raúl Castro, acordó en julio liberar a 52 activistas de la oposición arrestados en una represión en 2003. En total, 39 de los activistas fueron liberados después que acordaron emigrar a España con sus familias.