La economía china registró un crecimiento reducido, pero sin embargo, fuerte en los últimos tres meses.

El informe dado a conocer por el gobierno se produce apenas dos días después que el banco central de China elevó las tasas de interés por primera vez en tres años en un esfuerzo por reducir la inflación y prevenir burbujas en los mercados.

La economía creció a una tasa anual de 9,6% en julio, agosto, y septiembre (2010), menos que el 10,3% y 11,9% de períodos anteriores pero aún más fuerte que lo previsto.

Un portavoz del gobierno chino explicó que “el impulso desarrollista de la economía se consolidó aún más”.

Beijing también registró una inflación levemente superior, 3,6% en septiembre (2010), una décima de un uno por ciento más que en agosto.