Estados Unidos espera asignar $6.000 millones de dólares anuales en el entrenamiento y apoyo a los soldados y policías de Afganistán después de que comience en 2011 el retiro de sus propias tropas de combate.

Aunque Estados Unidos no detalló cuánto dinero gasta en la guerra con Afganistán, los expertos dijeron que la inversión representa la dependencia del país con Estados Unidos para preservar su seguridad

Esa realidad podría tornarse problemático para el gobierno del presidente Barack Obama en el propósito de conseguir fondos del Congreso para Afganistán mientras Estados Unidos se enfrenta a presupuestos cada vez más austeros.

La asignación de fondos permitirá desarrolar proyectos de infraestructura, que incluyen un hospital militar y academias para las fuerzas armadas y policiales con el objetivo de "establecer instituciones perdurables" y "crear un impulso irreversible".

El gasto del entrenamiento se reduciría de $11.600 millones de dólares en el primer año a un promedio de $6.200 millones en los cuatro años siguientes.

A su vez, el gobierno de Estados Unidos anunció que intenta fortalecer a 250.000 miembros de las fuerzas armadas y de la policía de Afganistán mediante una misión financiada principalmente por Estados Unidos con pequeñas contribuciones de aliados de la OTAN.