El Pentágono reclamó a Wikileaks la devolución “inmediata” de los documentos militares clasificados que revelaron en su portal de internet.

La organización, que promueve la “libertad de información” haciendo públicos documentos clasificados o que se han escondido deliberadamente a la sociedad, desató la ira del Pentágono estadounidense al revelar decenas de miles de documentos secretos.

“El Departamento de Defensa demanda que Wikileaks regrese inmediatamente al gobierno de Estados Unidos los documentos obtenidos directa o indirectamente de las bases de datos o archivos del Departamento de Defensa”, anunció el portavoz del Pentágono Geoff Morrell.

La divulgación por parte del sitio en internet de “un gran número de nuestros documentos ya ha amenazado la seguridad de nuestras tropas, nuestros aliados y ciudadanos afganos que trabajan con nosotros para traer la paz y la estabilidad en esa parte del mundo”, argumentó Morrell.

“El único camino aceptable es que Wikileaks tome medidas para la devolución inmediata de todas las versiones de estos documentos al gobierno de Estados Unidos y los borre permanentemente de su sitio, computadores y archivos”, sentenció el portavoz.

Se dice que entre los documentos filtrados están documentos que detallan incursiones llevadas a cabo por una unidad secreta estadounidense de operaciones especiales contra lo que las autoridades estadounidenses llaman objetivos insurgentes y terroristas de alto valor. Algunas de las incursiones habrían resultado en la muerte no planeada de civiles afganos.

También incluye documentos que, según se indicó, describen que Estados Unidos teme que el servicio de inteligencia de Pakistán estaba ayudando a la insurgencia afgana.