El vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley, dijo que durante mucho tiempo Estados Unidos ha tratado de dialogar con Cuba respecto al modelo económico aplicado en la isla.

Sin embargo, tras los anuncios de que el estado cubano despedirá a más de medio millón de empleados gubernamentales y las recientes  declaraciones del expresidente cubano, Fidel Castro, respecto al agotamiento del modelo, Crowley dijo que “tomamos nota de lo que Fidel Castro dijo la semana pasada, de que el modelo ya no funciona para Cuba”, algo que “hemos tratado de decirle eso durante cierto tiempo”.

Tras los anuncios “estamos esperando acción por parte de Cuba, pero no tengo ningún comentario particular acerca de lo que ellos han anunciado”, dijo Crowley.

La Confederación de Trabajadores de Cuba, la principal organización sindical cubana informó que el estado despedirá a más de 500.000 trabajadores del sector público para marzo del venidero año 2011.

La organización laboral dijo que el país no puede y no continuará apoyando empresas, entidades productoras y de servicios, con nóminas de pago infladas.

Según el propio sindicato, estas situaciones afectan la economía y en definitiva son contraproducentes, crean malos hábitos y distorsionan la conducta de los trabajadores.

En una declaración dada a conocer por los medios estatales, la Confederación dijo que Cuba cambiaría su estructura laboral y el sistema de salarios e incrementaría las oportunidades de trabajo en el sector privado.

El estado cubano emplea a cerca del 95% de la fuerza oficial laboral de la nación.