El gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está reteniendo una ayuda financiera a un pequeño grupo de unidades militares paquistaníes que se sospecha, estuvieron involucradas en la violación de derechos humanos.

Altos funcionarios del gobierno estadounidense dieron a conocer que el gobierno está aplicando una ley aprobada en 1997, la cual prohíbe ayuda militar a las fuerzas extranjeras que se sospeche hayan cometido atrocidades.

Los presuntos abusos incluyen el asesinato de prisioneros y civiles inermes durante recientes ofensivas militares contra fuerzas del Talibán. Las autoridades se inquietaron al ver un video donde aparecen hombres en uniforme paquistaní ejecutando a seis jóvenes vestidos de civil.

Estados Unidos todavía no ha comunicado su decisión a Pakistán, aunque altos funcionarios militares paquistaníes estan en Washington en donde preparan un diálogo estratégico.

Se prevé que Estados Unidos ofrezca 2 mil millones de dólares en un período de cinco años para ayudar a Pakistán a luchar contra la insurgencia, anunció la secretaria de estado, Hillary Clinton.