Funcionarios de la OTAN dijeron que fuerzas afganas e internacionales propinaron un ataque a un campo de aviación en el este de Afganistán.

Militantes del Talibán atacaron el aeródromo en la ciudad de Jalalabad, detonando granadas impulsadas por cohetes y un coche bomba.

Una declaración de la OTAN dijo que los soldados pudieron impedir que los insurgentes llegaran a la base.

Las autoridades indicaron que varios insurgentes murieron en el ataque, pero no hubo bajas en la OTAN o muerte de civiles.

Por su parte, la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán dijo que uno de sus miembros murió en un ataque.

La ONU indicó que uno de sus vehículos, el cual llevaba a dos trabajadores afganos, fue atracado en una congestionada intersección en Kabul.

El Taliban afgano se atribuyó la responsabilidad de la incursión.