Los colombianos que presenten su solicitud para una visa no inmigrante de Categoría B, será expedida por 120 meses.
La agencia teme que la carencia de información debidamente verificada sea explotada por terroristas y traficantes de drogas.

En muchos casos, la FAA no puede decir quién es dueño o si el avión continua operativo.

La Agencia Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) reconoció que carece de información clave sobre quiénes son los dueños de unos 119.000 aviones privados y comerciales en Estados Unidos.

La cifra representa un tercio del total de los 357.000 aviones de matrícula estadounidense. Según se ha verificado, dichas aeronaves tienen un registro "dudoso" debido a formularios desaparecidos, direcciones no válidas, ventas no reportadas y otros problemas burocráticos, informa The Associated Press citando a la FAA.

"Hemos identificado algunas áreas de riesgo potenciales, pero creo que estamos intentando eliminar el máximo riesgo posible a través del nuevo proceso de registro", dijo la portavoz de la FAA, Laura Brown.

Incluso, en muchos casos, la administración no puede decir quién es dueño o si el avión continua operativo o no, por lo cual ha ordenado a todos los dueños de aviones que vuelvan a registrar los aparatos, para actualizar los archivos.

La agencia teme que la carencia de información debidamente verificada sea explotada por terroristas y traficantes de drogas, tanto a  través de la compra de aviones o por el uso de matrículas de otros aviones para escapar al control de los sistemas informáticos diseñados para seguir la pista a vuelos sospechosos.

La preocupación se expresa además por el hecho de que han sido capturados aviones de traficantes de drogas que usan números de registro estadounidenses falsos, o incluso en casos de operativos de búsqueda de aviones sospechosos la policía ha investigado aviones equivocados debido a la mala organización de los archivos.

La FAA tiene previsto a partir de 2011 y por los próximos tres años, cancelar matrículas de los 357.000 aviones registrados en Estados Unidos, a fin de solicitar a  los dueños que vuelvan a registrarlos en un plazo de tres meses para reconstruir y limpiar la base de datos.

La medida ha generado la queda de aerolíneas, bancos y empresas de alquiler. Las notificaciones fueron enviadas a los dueños de aviones en noviembre pasado.