El fiscal de Teherán amenazó con congelar los $500.000 dólares de fianza de la liberada excursionista estadounidense Sarah Shourd si no se defiende en la corte.

La agencia semioficial de noticias ISNA citó declaraciones del fiscal Abbas Jafari Dolatabadi según las cuales, Shourd había aceptado regresar a Irán para ser sometida a juicio por espionaje.

Los medios oficiales iraníes dijeron que Shourd y sus dos compañeros, Shane Bauer y Josh Fattal, se declararán inocentes cuando su juicio comience el próximo noviembre (2010).

Las autoridades iraníes arrestaron a los tres estadounidenses en 2009 después de acusarlos de haber cruzado la frontera ilegalmente desde Irak.

Irán liberó a Shourd en septiembre (2010), pero no ha dicho que regresará para el juicio del seis de noviembre.

Un abogado que representa a Shourd y a los otros dos estadounidenses dijo que la orden de la corte no requiere que Shourd comparezca. Los familiares de los excursionistas argumentan que si los muchachos cruzaron la frontera, fue de forma accidental.