El Departamento de Defensa de Estados Unidos dijo que la filtración de documentos militares relacionados a la guerra en Afganistán, puede cobrar vidas humanas y dañar las relaciones del país con sus aliados.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, argumentó que la filtración representa un potencial peligro y responsabilizó al sitio de internet, WikiLeaks, por lo que pueda suceder.

“Las consecuencias en el campo de batalla debido a la filtración de esos documentos son potencialmente severas y peligrosas para nuestras tropas, nuestros aliados y socios afganos, y también puede dañar nuestra relación y reputación en importantes partes del mundo”, dijo Gates.

Gates describió los más de 90.000 documentos clasificados como una “montaña de datos sin refinar que no arrojan nueva luz sobre la política de Estados Unidos en Afganistán”.

Gates, recalcó que el material podría ayudar a los enemigos de Estados Unidos en el campo de batalla.

Por su parte, el almirante, Mike Mullen, criticó al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, por la publicación de los documentos secretos.

“El señor Assange puede decir lo que quiera sobre el bien que piensa que él y su fuente están haciendo. Pero la verdad es que ya pueden tener en sus manos la sangre de algún joven soldado o de una familia afgana”, expresó Mullen.

El Departamento de Estado pidió al FBI que colabore en una investigación criminal.