El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la prohibición de que los homosexuales presten servicio abiertamente en las Fuerzas Armadas terminará durante su gobierno.

El mandatario dijo en una reunión de cabildo abierto en la televisión, que nadie tendría que mentir sobre quién es para servir en las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, el presidente Obama indicó que no puede anular la prohibición con una simple firma, porque tiene que hacerse en forma ordenada y porque las leyes no pueden ser ignoradas.

El Departamento de Justicia pidió a una jueza federal que suspenda la decisión de permitir que homosexuales y lesbianas sirvan abiertamente en las Fuerzas Armadas mientras presenta una apelación contra su fallo.

La jueza de distrito Virginia Philips dictaminó que la política conocida como “No pregunte, no diga” es inconstitucional y que el Pentágono debe dejar de implementarla.

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, dijo que permitir que homosexuales sirvan abiertamente podría tener enormes consecuencias para las fuerzas de Estados Unidos y que cambiar la política requiere una cuidadosa preparación.

Dream Act

Por otra parte, el presidente Obama al ser cuestionado sobre la reforma migratoria aseguró que está convencido que el "Dream Act" será aprobado en la próxima sesión del Congreso.

El “Dream Act” permitiría a miles de indocumentados jóvenes menores de 16 años y que tengan menos de cinco años en el país acceder a una legalización siempre y cuando hayan conseguido un grado de secundaria, hayan completado al menos dos años en la universidad o presten servicio militar.