General Motors tomó una medida clave hacia la venta de acciones que pude generarle miles de millones de dólares.

La meta es ayudar a la firma a pagar los $50.000 millones de dólares en préstamos de emergencia del gobierno necesarios para impulsar la compañía cuando fue a la bancarrota durante la crisis financiera.

GM es el mayor fabricante de autos estadounidenses, y tras reorganizarse y deshacerse de marcas y fábricas no rentables ha logrado ganancias en dos trimestres.

La venta de acciones podría comenzar en octubre o noviembre.

Un documento de GM dice que anticipa un fuerte crecimiento en los mercados emergentes y que está ofreciendo para la venta vehículos de alta calidad.

Pero la GM advierte que sus ganancias podrían ser afectadas por una reducción en la demanda de vehículos y puede estar quedando sin formas de reducir costos.