Los hispanos en Estados Unidos viven dos años más que los blancos y siete años más que los afroestadounidenses, reveló un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), del gobierno de Estados Unidos.

Según el informe sobre la esperanza de vida de la población, las conclusiones del documento ratifican la llamada "paradoja hispana", una población con esperanza de vida mayor a pesar de que una buena porción de sus integrantes se encuentran en el segmento de bajos ingresos y con escasos estudios.

La esperanza de vida de un hispano nacido en el 2006 es de unos 80 años y siete meses; la de un blanco, de 78 años, y la de un afroestadounidense es de apenas 73 años, de acuerdo con el informe del gobierno.

La teoría principal es que los hispanos que llegaron a Estados Unidos figuraban entre las personas más sanas cuando emigraron de sus países. Según las estimaciones, el 40% de la población hispana de Estados Unidos nació en otro país y una parte llegó mediante travesías agotadoras para trabajar en empleos extenuantes.

La autora del informe, Elizabeth Arias, de CDC dijo que la expectativa de vida de los otros grupos mostraron cambios a la baja.