La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que su país fue informado de que Irán tiene previsto enjuiciar a los excursionistas estadounidenses, Shane Bauer y Josh Fattal, el próximo 6 de noviembre de 2010.

En respuesta, la secretaria Clinton instó a Irán a liberar a los dos jóvenes por razones humanitarias, argumentando que no existe ninguna base para someterlos a juicio.

La jefa de la diplomacia estadounidense dijo que el gobierno del presidente Barack Obama, lamenta que Bauer y Fattal sean objeto de un proceso criminal que de ninguna forma es un reflejo de sus acciones.

Las autoridades iraníes arrestaron a Bauer y Fattal, junto a Sarah Shourd, en el año 2009 y los acusaron de haber cruzado ilegalmente a Irán desde Irak. En septiembre de 2010, Irán liberó a Shourd tras el pago de una fianza de $500.000 dólares.