El Ejército de Israel reconoció que cometió "errores a un nivel relativamente superior" en la planificación y la ejecución de la masacre contra la Flotilla de la Libertad, en aguas internacionales que dejó el saldo de nueve activistas muertos.

Según el ejército israelí, los errores y negligencias cometidos no pueden en ningún caso justificar demandas judiciales.

"Se cometieron errores en el proceso de decisión, incluso en un nivel relativamente superior, que han contribuido a un resultado que no habíamos deseado", explicó el general de reserva, Giora Eiland.

"Durante esa investigación, hemos descubierto que había errores profesionales que atañen a la vez a la colecta de informaciones y el proceso de decisión”, agregó Eiland.

Eiland fue uno de los encargados en investigar sobre el desarrollo de la operación de la armada israelí, en aguas internacionales contra las siete embarcaciones de la flotilla donde otros 750 turcos fueron encarcelados, maltratados y deportados por llevar ayuda humanitaria al pueblo palestino que vive en la Franja de Gaza.