La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, está en Jerusalén para otra ronda de conversaciones de paz entre líderes de Israel y Palestina.

Se anticipa que las reuniones conjuntas con el premier israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, se enfoquen en lograr que Israel extienda su moratoria a la construcción de asentamientos en Cisjordania.

Las tres partes se reunieron en Egipto, pero no se logró mayores avances. El canciller egipcio, Ahmed Abul Gheit declinó discutir con la prensa detalles de las negociaciones, pero dijo que ninguna de las partes, árabes, palestinos, egipcios o “internacionales”, accederá a continuar las conversaciones si son confrontadas con obstáculos.

“La reanudación, por parte de Israel, de la construcción de asentamientos en tierras palestinas, representaría un gran obstáculo”, añadió el canciller.

Por su parte, el enviado estadounidense para el Medio Oriente, George Mitchell, dijo que los líderes israelí y palestinos discutieron en forma seria, detallada y extensa asuntos importantes como las fronteras de un nuevo estado palestino, garantías de seguridad para Israel, el estatus político de Jerusalén y los derechos de los refugiados palestinos, sin embargo, no indicó que se hubiera logrado progreso en el tema de los asentamientos.