La actriz estadounidense, Angelina Jolie, visitó a víctimas de las inundaciones en Pakistán e hizo un llamado a la comunidad internacional a que provea la ayuda necesaria para que el país pueda recuperarse del desastre natural.

El flujo de ayuda monetaria se congeló y las autoridades expresaron esperanzas de que la visita de Jolie, en su papel de embajadora de buena voluntad para la agencia de refugiados de las Naciones Unidas (ONU), convenza a los países a cooperar con los damnificados.

La actriz de 35 años dijo que se reunió con muchas personas cuyas vidas quedaron devastadas por las inundaciones, incluidas madres que perdieron a sus hijos y una pareja de ancianos que teme nunca podrá reconstruir su casa.

"Estoy muy conmovida y espero poder hacer algo para ayudar a llamar la atención a esta situación por toda la gente necesitada en Pakistán", dijo la actriz de Salt.

Jolie recorrió la zona ataviada en una larga bata negra y un pañuelo negro en la cabeza, atuendo que usan las mujeres musulmanas en Pakistán.

Las lluvias torrenciales invadieron el sur por el río Indus, arrasando con cientos de pueblos y dejando sin vida  a más de 1.700 personas.

Unas 17 millones de personas fueron afectadas afectadas por las inundaciones y muchas requerirán de asistencia de emergencia para sobrevivir.

La ONU emitió un pedido de $460 millones de dólares en fondos de emergencia, pero sólo 294 millones, o el 64%, se recibió.

Por su parte, el subsecretario general de la ONU, Ajay Chhibber, espera que que la visita de Jolie tenga "un impacto muy grande" sobre el influjo de ayuda monetaria y que mantenga a la gente enfocada en la crisis.