Una corte federal en Miami debate la posible extradición de un ex oficial de la marina argentina acusado de la muerte de 16 prisioneros políticos en 1972, en lo que se conoce como la Masacre de Trelew durante la dictadura militar en ese país.

La defensa del ex teniente de navío Roberto Guillermo Bravo alega que su cliente es inocente y que fue absuelto previamente tras una investigación militar en Argentina.

También sostiene que una ley de amnistía exoneró al ex oficial de toda culpabilidad en los hechos, y que el pedido de extradición de las autoridades argentinas tiene motivaciones políticas.

El magistrado que lleva el caso no ha resuelto un recurso radicado la semana pasada por la defensa, que argumenta que el gobierno argentino no ha entregado pruebas suficientes.

Según el encausamiento en manos de la fiscalía, el acusado dio la orden para que 19 presos políticos desocuparan sus celdas en la Base Naval Almirante Zar el 22 de agosto de 1972, y poco después junto a otros oficiales los acribilló a balazos. Tres de los prisioneros lograron sobrevivir.

De acuerdo con la versión oficial dada entonces por los militares, los presos intentaron fugarse y se produjo entonces un tiroteo, aunque sin bajas en las filas de la Marina.

El ex oficial argentino reside actualmente en el sur de Florida desde 1973 y se naturalizó ciudadano de Estados Unidos.

La batalla legal se inició el pasado mes de febrero (2010) cuando el gobierno argentino descubrió que Bravo residía en Miami y dio curso a un pedido de extradición.