Irán suspendió la lapidación de la mujer acusada de adulterio y de colaborar en el asesinato de su marido para revisar su caso.

El canciller de Irán, Ramin Mehmanparast, dijo que el caso de Sakineh Mohammadi Ashtiani está bajo consideración.

“El veredicto sobre los asuntos extramaritales se frenó y está siendo revisado", dijo Mehmanparast.

Al mismo tiempo, Mehmanparast dijo que la acusación de asesinato estaba "siendo investigada para la entrega del veredicto final".

Sin embargo, existe la posibilidad de que la mujer de 43 años sea ahorcada.

Las declaraciones fueron hechas un día después de que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, calificara a la sentencia como "barbarie más allá de las palabras", en una ola de críticas presentadas por las potencias extranjeras.

Sakineh Mohammadi Ashtiani fue condenada en 2006 por adulterio. También fue acusada de estar involucrada en el asesinato de su esposo.

Irán castiga con pena capital por los delitos de asesinato, adulterio, violación, robo a mano armada, apostasía (renuncia a una religión) y tráfico de drogas.