Virginia Philips, jueza de Estados Unidos, declaró inconstitucional la prohibición que tiene el gobierno sobre prestar el servicio militar a hombres y mujeres abiertamente homosexuales.

La jueza distrital de California, dijo que emitirá una orden para suspender la aplicación de la política gubernamental conocida como “No Pregunte, No Diga”, la cual prohíbe al ejército preguntar a los soldados sobre su orientación sexual.

La ley, que no discrimina, advierte que si uno de sus soldados se declara homosexual o es descubierto en actividades homosexuales, sean dado de baja.

En su fallo, la jueza Philips dice que la política no ayuda a la preparación del ejército y en su lugar tiene “un efecto directo y nocivo” en las fuerzas armadas.

Agrega la magistrada, que la política viola el derecho al debido proceso garantizado por la 5ta Enmienda de la Constitución, así como los derechos a la libertad de expresión y de asociación, protegidos por la Primera Enmienda.

La decisión tiene que ver con una demanda presentada en 2004 contra la política hacia los homosexuales en el ejército, por una organización defensora de los homosexuales en el Partido Republicano llamada The Log Cabin Republicans. El gobierno dijo que apelará el caso.