Las lluvias en Oklahoma dejaron 16 muertos y al menos 30 desaparecidos por las incesantes lluvias.

Los equipos de rescate buscan a sobrevivientes que acampaban en un bosque y fueron sorprendidos por las devastadoras y súbitas inundaciones que dejaron al menos 16 muertos y 30 desaparecidos.

Sobrevivientes contaron que un torrente de agua llegó a el Bosque Nacional Ouachita, sorprendiendo a los acampantes y familias albergadas en cabañas de la montaña.

Por su parte, tres helicópteros participan en las tareas de búsqueda, junto a los equipos de rescate a pie y a caballo en una remota zona boscosa, informaron los socorristas.

Al mismo tiempo, la Cruz Roja estadounidense movilizó a equipos de ayuda psicológica.

"Disponemos de psicólogos voluntarios que se ocupan de las familias", explicó Brigette Williams, portavoz de la Cruz Roja.

Entre tanto, la prioridad de la policía de Arkansas es encontrar sobrevivientes.

"La primera misión es hallar a los que estén con vida y puedan estar atrapados", declaró Bill Sadle, portavoz de la Policía de Arkansas.

Sadler explicó que aún no estaba claro si los muertos eran locales o visitantes del parque, que ocupa 700.000 hectáreas entre el oeste de Arkansas y el sureste de Oklahoma.

Los campistas "probablemente no escucharon ninguna advertencia" de que el agua estaba llegando, dijo el gobernador de Arkansas, Mike Beebe.

Por el momento 30 personas fueron rescatadas con vida, según el departamento de gestión de emergencias de Arkansas.

Sin embargo, el terreno escabroso y aislado, más la ausencia de infraestructura de comunicación, dificulta las tareas.