Uno de los nueve estudiantes afroestadounidenses que estuvo en el centro de una de las principales luchas contra la discriminación en la educación en Estados Unidos, murió a los 67 años.

Jefferson Thomas era uno de los llamados “Little Rock Nine” –los nueve de Little Rock-, los primeros estudiantes afroestadounidensses en asistir al Central High School, el Liceo del Centro, de la ciudad de Little Rock, en el suroriental estado de Arkansas en 1957.

El entonces presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower envío tropas del ejército de Estados Unidos a Little Rock, para que escoltaran a los estudiantes en su paso ante una multitud de furiosos ciudadanos blancos y poder ingresar al centro dde educación, después de que el gobernador de Arkansas, Orval Faubuas, ordenara a las fuerzas de la Guardia Nacional, que estaba bajo control del estado, que no permitieran el ingreso de los “nueve” al Liceo del Centro.

Thomas falleció de un cáncer pancreático en la ciudad de Columbus, en el estado de Ohio, de acuerdo con un comunicado dado a conocer por Carlotta Walls LaNier, compañera de clases de Thomas y también integrante del grupo.

La integración en el Liceo del Centro, fue una de las principales pruebas para la histórica decisión de la Corte Suprema de definir como inconstitucional la separación de centros de estudios para blancos y afroestadounidenses.

Antes de recibir su diploma como economista y de integrarse al Departamento de Defensa como contador, Thomas prestó servicio en el ejército de Estados Unidos.

En 1999 los integrantes de los “Nueva de Little Rock”, recibieron del presidente Bill Clinton, la medalla de oro del Congreso, uno de los más altos honores entregados a ciudadanos civiles estadounidenses. Clinton nació en Little Rock y fue gobernador de Arkansas.

El presidente Barack Obama, el primer afroestadounidense en ser electo como primer mandatario del país, invitó a los “nueve” a la ceremonia de asunción en 2009. En una declaración dada a conocer por la Casa Blanca, el presidente Obama dijo que las acciones de Thomas y sus ocho colegas, “ayudaron a abrir las puertas de las oportunidad para su generación y las siguientes”.