La visita de Mattis se produce después de que Pyongyang haya amenazado en varias ocasiones desde comienzos de año con probar un misil balístico intercontinental.
La visita de Mattis se produce después de que Pyongyang haya amenazado en varias ocasiones desde comienzos de año con probar un misil balístico intercontinental.

En una conversación telefónica preparatoria que mantuvieron el martes Mattis y su homólogo surcoreano, ambos destacaron la importancia de mantener la cooperación en materia de seguridad y de avanzar en la instalación en Corea del Sur del escudo antimisiles.

El secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, inició su viaje de dos días a Corea del Sur con una visita al cuartel general de las tropas estadounidenses, lo que supone su primer desplazamiento al exterior desde que asumió el cargo.

Mattis llegó a las 12.30 hora local a la base aérea de Osan, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl, y posteriormente fue recibido por el comandante al mando de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea del Sur (USFK), el general Vincent Brooks, en el cuartel ubicado en la capital, señalaron fuentes de Defensa surcoreanas a la agencia local Yonhap.

El secretario de Defensa estadounidense permanecerá hasta el viernes en Seúl y a continuación viajará a Tokio, dos destinos que han sido elegidos por Washington para la primera gira de Mattis fuera de Estados Unidos con vistas a fortalecer los lazos con sus dos aliados militares más importantes de la región.

Misiles son exhibidos durante un desfile en Pyongyang, Corea del Norte, el 10 de octubre de 2015, en el 70 aniversario de la creación del partido gobernante.

​​

En el encuentro celebrado en el cuartel general, Brooks expuso al nuevo jefe del Pentágono la actual situación de seguridad en la península de Corea y las últimas amenazas armamentísticas de Pyongyang, entre ellas la posibilidad de que el Norte pruebe un misil balístico intercontinental, señalaron las mismas fuentes.

Mattis también tiene previsto reunirse hoy con el director de la Oficina de Seguridad Nacional, Kim Kwan-jin, y con el primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-ahn, antes de asistir a una cena con su homólogo en el país asiático, Han Min-koo.

Se espera que la agenda de las reuniones se centre en la respuesta conjunta ante las provocaciones del régimen que lidera Kim Jong-un, así como en la alianza bilateral de seguridad.

El nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, señaló el elevado costo que esta alianza supone para Washington durante su campaña electoral y amenazó con retirar las tropas estadounidenses del país asiático, aunque posteriormente rebajó el tono de sus críticas.