La policía británica arrestó a 19 presuntos piratas cibernéticos, a quienes acusa de robar por lo menos $9 millones y medio de dólares, de cuentas bancarias personales.

Scotland Yard informó que su unidad de delitos electrónicos desbarató una red criminal muy bien organizada, que usaba virus de computadores para copiar claves y otro tipo de información personal.

Los delincuentes transferían luego millones de libras esterlinas a cuentas falsas que les permitían “lavar” el dinero. Funcionarios policiales dicen que la cantidad total del robo posiblemente aumentará a medida que avance la investigación.

Los sospechosos, 15 hombres y 4 mujeres, fueron detenidos en una serie de allanamientos en Londres. Todos enfrentan posibles cargos de fraude, lavado de dinero y uso ilegal de computadores.