“Me trajeron a mi habitación unas piedras de aspecto sucio, envueltas en un pañuelo y nadie me dijo quien las enviaba”, dijo la súper modelo Naomi Campbell ante un tribunal de Sierra Leona.

Los eventos se refieren a una noche en 1997, cuando después de una cena de Campbell con el ex presidente de Liberia Charles Taylor y Nelson Mandela, la modelo recibió unos diamantes en su habitación.

La fiscalía acusa a Taylor de once crímenes entre los cuales están asesinatos, violaciones y enrolamiento de niños soldados durante el conflicto y afirman que las piedras que recibió Campbell, aun sin tallar, son la moneda con la que los rebeldes pagaban al dictador liberiano las armas y municiones que utilizaban en Sierra Leona.

Durante el juicio la modelo no ha conectado los diamantes que le trajeron en medio de la noche a Charles Taylor, con el que asegura no haber tenido contacto ni antes, ni después de aquella cena.

Campbell asegura que en el momento en que vinieron a su habitación a dejar el presente estaba dormida, que ella recibe muchos regalos y que solo hasta día siguiente cuando comento sobre el presente a Carole White, su antigua agente y a la actriz Mia Farrow, estas sugirieron de dónde podrían venir estas piedras.

Hoy las piedras están en manos de la Fundación Mandela y el caso ha convertido la corte en sensación para la prensa. No se ha permitido la entrada a fotógrafos ni videografos. Para evitar la parafernalia, Carole White y Mia Farrow optaron por declarar el 9 de Agosto.