La propagación de las armas nucleares se anticipa que sea uno de los principales temas que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, destaque en su discurso a la Asamblea General de la ONU.

Pero, otros temas familiares también serán tratados por el presidente, dijo el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

“Muchos de los asuntos de los que hablamos el año pasado en las Naciones Unidas continúan vigentes, como la preocupación por Irán y por Corea del Norte”, explicó Gibbs.

Pyongyang se alejó en abril de 2009 de las conversaciones multipartitas sobre su programa nuclear, y la ONU le impuso sanciones por cuarta vez a Irán por su enriquecimiento de uranio y ha acusado a ese país de violar consistentemente las sanciones que le ha impuesto.

Sin embargo, Estados Unidos ha logrado un mayor progreso en el último año en su relación con Rusia, logrando una reducción de los arsenales nucleares de ambos países, uno de los principales puntos del discurso del presidente Obama en la ONU, el año pasado.

También en abril, Rusia y Estados Unidos firmaron en Praga un nuevo tratado de armas estratégicas, que un panel del Senado estadounidense aprobó el jueves, y que aún requiere la ratificación del Senado en pleno y de la Duma rusa.

Este año, dice el vocero Gibbs ese nuevo tratado también figurará en el discurso del presidente Obama en la ONU.

“Hicimos progreso el jueves en el tratado START que seguimos creyendo que el Senado ratificará antes de fin de año, y marca un importante logro en el camino de ambas naciones para reducir nuestros arsenales de armas nucleares”, concluyó el representante de la Casa Blanca.

Es posible también que el presidente Obama dedique una parte de su discurso en la ONU al proceso de paz del Medio Oriente, como lo hizo el año pasado.

Con la mediación de Estados Unidos, Israel y los palestinos han iniciado recientemente una nueva ronda de conversaciones con miras a solucionar sus diferencias en el plazo de un año.

Otro tema posible, será la participación de Estados Unidos en el conflicto de Irak, de donde se retiraron ya todas las fuerzas de combate, pero donde aún quedan unos 50.000 efectivos que realizan tareas civiles, pero que están listos para el combate si fuera necesario.

Por último, se anticipa que el presidente Obama sostenga varias reuniones bilaterales con líderes mundiales al margen de la Asamblea General, entre otros, con el primer ministro chino Wen Jiabao, con el primer ministro japonés Naoto Kan y con líderes de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático.