Con una inversión de $26.000 millones de dólares, el presidente de Estados Unidos firmó una ley que busca proteger a los educadores públicos de posibles despidos masivos en un año electoral.

Barack Obama promulgó la ley con el apoyo del partido demócrata en una votación de 247 a favor y 161 en contra.

Los demócratas consideran que la ley salvará empleos e impulsará la economía del país en momentos de crisis, Portu parte los republicanos consideran que al oponerse buscaban frenar el despilfarro del gobierno en momentos en que el déficit presupuestal de Estados Unidos está en el nivel más alto de su historia.

El dinero, un total de $26.000 millones, será recaudado de impuestos a grandes empresas y con la disminución de los cupones de ayuda  alimentaria que se otorgan a familias pobres.

"No podemos quedarnos sin hacer nada mientras se despide a los hombres y mujeres que educan a nuestros niños o a los que ayudan a que nuestras comunidades estén seguras", dijo Obama.

La idea de los demócratas es que los maestros regresen a escuelas que estaban siendo desatendidas por el recorte y el despido de maestros.