Un comandante de alto rango de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), dijo que la sureña ciudad afgana de Kandahar, probablemente esté libre de insurgentes del Talibán para fines de noviembre.

El general de división británico, Nick Carter, explicó que más de 10.000 soldados afganos y 5.000 policías afganos, respaldados por 15.000 soldados de la OTAN, están preparados para iniciar el ataque contra los casi 1.000 milicianos del Talibán que se refugian en Kandahar y sus alrededores.

Carter dijo que las operaciones se centrarán en distritos en torno a una carretera clave donde el Talibán ha operado con un alto grado de libertad. Kandahar es considerado el lugar de nacimiento del Talibán.

El comandante británico subrayó que el éxito de la operación depende de las capacidad del gobierno afgano a largo plazo de mantener la seguridad y gobernabilidad del área.

Entre tanto, la cancillería británica dijo que el enviado especial para Afganistán y Pakistán ha renunciado. A través de una declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unidos, indicó que el embajador Sherard Cowper-Cloes renunciará inmediatamente.

Cowper-Coles estaba con licencia desde junio, tras informes de un desacuerdo con oficiales de estadounidenses y de la OTAN por la política para Afganistán.