Un alto funcionario palestino solicitó a Estados Unidos e Israel que definan las fronteras de un futuro estado palestino y especifiquen si incluye o no áreas ocupadas por Israel durante la guerra de 1967.

Yasser Abed Rabbo, asesor del presidente de la Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas anunció que los palestinos considerarían reconocer a Israel como un estado judío, pero solo dentro de sus fronteras de 1967 y sin Cisjordania, la Franja de Gaza y el este de Jerusalén.

Los comentarios de Rabbo responden al ofrecimiento del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de congelar parcialmente la construcción de asentamientos en Cisjordania a condición de que los palestinos reconocieran a Israel como un estado judío.

La propuesta de Netanyahu fue inicialmente rechazada por los líderes palestinos y las declaraciones de Rabbo provocaron fuertes críticas de los palestinos de todo el espectro político. El portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley reaccionó positivamente a los comentarios de Rabbo pero dejó claro que tales intercambios deben hacerse en negociaciones directas y no a través de los medios de comunicación.

Sin embargo, Israel siempre ha rechazado regresar a las fronteras de 1967 y su intención inicial contempla retener grandes áreas de asentamientos de Cisjordania como parte de un potencial acuerdo de paz.