El pastor Terry Jones, quien ha cambiado de posición en reiteradas oportunidades desde su anuncio de cancellar el controvertido plan de quemar ejemplares del Corán, el sábado 11 de septiembre de 2001, dijo que no avanzará con la idea.

"Seriamente, seriamente, seriamente, no consideramos quemar el Corán", dijo ante los periodistas, a la vez que confirmó que viajará a Nueva York para discutir sobre el planeado centro cultural islámico y una mezquita de un área cercana al sitio de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, una declaración del clérigo a cargo del proyecto en Nueva York dijo que no había tal acuerdo y expresó sorpresa por el anuncio de Jones.

En respuesta, el controversial pastor dijo sentía que el imán Musri, le había mentido. El clérigo Musri, presidente de la Sociedad Islámica del centro de Florida, negó que haya engañado al pastor y dijo que aún estaba tratando de establecer una reunión entre él, Jones y el imán de Nueva York Feisal Abdul Rauf para discutir sobre el propuesto centro islámico.

El mundo en contra de la acción

La organización internacional de cooperación policial, Interpol, hizo "una alerta global" a los 188 países miembros, donde advierte que existe "una gran posibilidad" de atentados, en respuesta a la iniciativa de una pequeña iglesia cristiana de Estados Unidos de quemar el sábado 11 de septiembre (2010), copias del Corán.

El secretario general de Interpol, Ronald Noble, dijo que en caso de que el pastor Terry Jones, líder de una pequeña Iglesia protestante en Gainesville, Florida, siga adelante con su idea, existen "fuertes probabilidades de que se produzcan después ataques violentos contra gente inocente", aunque también reconoció que por el momento no tienen detalles ni amenazas específicas.

Pedido del presidente Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se sumó a los pedidos internacionales y pidió al pastor que desista de quemar ejemplares del Corán en protesta por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, perpetrados por elementos islamistas.

Obama indicó que lo que Jones propone "es completamente contrario a nuestros valores como estadounidenses".

"Este país fue construido sobre la noción de libertad y tolerancia religiosa", expresó el presidente Obama.

La iniciativa del controversial pastor protestante ha generado la condena mundial, y pese a las advertencias de que pondría en riesgo las vidas de soldados estadounidenses en Afganistán e Irak, el religioso dijo que no está convencido de mudar de ideas.

"No estamos convencidos de que dar un paso atrás sea lo correcto", dijo Jones, quien además es autor de un libro titulado "Islam is of the Devil" (El Islam es del Demonio).

El reverendo Terry Jones, líder de una pequeña Iglesia protestante en Gainesville, Florida, ha recibido llamados de Washington, el Ejército y también líderes religiosos, así como del exterior, para que cancele los planes de quemar el libro sagrado del Islam.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo estar "profundamente perturbado" por los planes de Jones y el Vaticano también se sumó a las voces críticas.

También el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo a su personal en una reunión matutina en el Pentágono que él "apoya con firmeza" la visión de sus comandantes militares de que cualquier plan de quemar el Corán puede poner en peligro vidas estadounidenses, dijo el portavoz del Pentágono Dave Lapan.

Los principales comandantes estadounidenses en Afganistán han dicho que el plan de la Iglesia de Florida pone en riesgo los esfuerzos del presidente Barack Obama de acercarse a los 1.500 millones de musulmanes.

En tanto el portavoz del Departamento de Estado P.J. Crowley dijo que "esperamos que el mundo aprecie que esta es la acción de un grupo muy reducido y extremo que no representa las visiones de Estados Unidos o de el conjunto de los estadounidenses".

"La quema del Corán es para llamar la atención de que algo anda mal”, sostuvo el pastor que enfrenta una fuerte condena mundial. “Necesitamos ponernos de pie y enfrentar el terrorismo", dijo en referencia a los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos por parte del grupo islamista Al Qaeda.

La acción fijada para el sábado, cuando se cumplirá el noveno aniversario de los ataques, ha atraído la condena internacional y generó protestas en Afganistán e Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo.

Además, la iniciativa de Jones se produce cerca del final del mes musulmán de ayuno del Ramadán, y en medio de las tensiones respecto a la propuesta de construir un centro cultural islámico y una mezquita cerca de la “zona cero”, donde se produjeron los ataques contra el Centro Mundial de Comercio en Nueva York.

Jones, quien ha recibido varias amenazas de muerte. El FBI y las agencias federales están trabajando con las autoridades de Gainesville para investigar las amenazas.