El dólar cayó a su mínimo en ocho meses, mientras el oro trepó a niveles récord, aumentando las expectativas de que la Reserva Federal –el banco central estadounidense- vuelva a actuar en apoyo de la economía. El oro alcanzó máximo histórico a $1.312,65 dólares la onza.

Según consideran los analistas, la caída del dólar y la suba del oro, pueden conducir a la Reserva Federal y también Banco de Japón, a volcar más fondos en los mercados a través de compras de bonos y otras medidas para ayudar a sus economías.

"La imagen del dólar continúa deteriorándose", dijo en un informa el banco de inversiones JPMorgan, aconsejando a sus clientes que aprovechen cualquier rebote de la moneda estadounidense para vender.

La caída de la confianza del consumidor en Estados Unidos a su nivel más bajo desde febrero del corriente año 2010, y una perspectiva sombría en el sondeo "tankan" del Banco de Japón entre las principales compañías niponas, así como la evolución de los bonos soberanos japoneses a un máximo en siete años, alientan expectativas de una mayor flexibilización monetaria por parte de la Fed y el banco central japonés.