La reina Isabel II de Gran Bretaña realiza una breve visita a Nueva York, la tercera que hace a la ciudad que no visita desde hace 30 años.

La soberana británica hablará ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y colocará una ofrenda floral en la Zona Cero, sitio de los ataques terroristas contra el Centro Mundial de Comercio, en septiembre de 2001.

La monarca, de 84 años, y su esposo, el príncipe Felipe, Duke de Edimburgo, llegan a Estados Unidos procedentes de Canadá, donde pasaron nueve días, durante los cuales celebraron el aniversario 143 de la fundación de Canadá y los 100 años de la creación de la Armada canadiense. Canadá es miembro de la Mancomunidad de Ex Colonias británicas.

Durante su visita a Nueva York, la reina Isabel inaugurará el Jardín Británico del Recuerdo, un monumento dedicado los 67 ciudadanos británicos que murieron en el ataque del 11 de septiembre.

El monumento está ubicado en la Plaza Hanover, cerca de donde estuvieron las Torres Gemelas.