En el mismo lugar
que en 2011


El enfrentamiento entre ambos puntos de visitas se intensificará en los próximos meses, en la medida que se alcanzan los plazos para resolver la autorización del presupuesto federal del próximo año y el aumento del límite de endeudamiento del gobierno de Estados Unidos.
 
Los republicanos dicen que los recortes presupuestarios deben acompañar cualquier incremento en el límite del endeudamiento federal.
 
"Hemos gastado más de lo que hemos recaudado en 55 de los últimos 60 años. Espero que alguien realmente este dispuesto a hablar de ello", dijo Boehner.
 
Hace dos años, enfrentamientos sobre los mismos temas terminaron en una histórica rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos.
 
"Hemos visto cómo un grupo de legisladores republicanos sugieren que no votarían para pagar por los gastos que el Congreso votó, un fiasco que en 2011 afectó la frágil recuperación económica, y que no podemos darnos el lujo de repetir", dijo Obama.
 
La inminente entrada en vigencia de la Ley de Salud Pública Accesible, conocida como Obamacare, complica aún más el panorama.

El programa obliga a los estadounidenses a adquirir una políza de seguro de salud privado, y ofrece subsidios para quienes tienen ingresos modestos.

Algunos republicanos dicen que no votarán ninguna propuesta de presupuesto que incluya fondos para Obamacare. El presidente Obama dice que no firmará ningún proyecto de ley de presupuesto que no lo hace.