Varios senadores estadounidenses que visitan Afganistán expresaron preocupación sobre el plan del presidente Barack Obama para comenzar a retirar tropas de ese país en julio de 2011.

El senador republicano John McCain dijo a la prensa que está preocupado por el mensaje que envía un cronograma de retirada.

“Estoy preocupado por la percepción de nuestros amigos y nuestros enemigos, así como del pueblo de Afganistán, sobre la profundidad de nuestro compromiso. Nuestro compromiso debe ser, tendremos éxito y después nos retiramos”, dijo el ex candidato presidencial.

El senador independiente Joseph Lieberman, quien también está en Afganistán, se manifestó de acuerdo con McCain.

“Estados Unidos tiene en juego aquí un interés vital de seguridad nacional y tenemos que ganarlo. Por lo tanto, no se pone eso en un cronograma”, dijo en entrevista televisiva el senador Lieberman.

Partidarios del plazo de salida dicen que impulsará a los líderes afganos a que asuman responsabilidad por la seguridad de su propio país.

El nuevo comandante estadounidense en Afganistán, general David Petraeus, dijo en una audiencia del Senado que Estados Unidos tiene un compromiso a largo plazo con Afganistán y que el retiro de las fuerzas estadounidenses depende de las condiciones de seguridad en el terreno.