Pueden producir fuertes lluvias y ráfagas de viento sobre zonas del norte de Venezuela, Antillas Menores y el Caribe.

Mientras en el Océano Pacífico el huracán Celia se aleja de las costas de México, en el Mar Caribe, una corriente tropical que abarca una gran área de tormentas eléctricas, podría convertirse en huracán en los próximos días según pronostica el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes, las posibilidades de que la corriente tropical se transforme en huracán es de sólo 20 por ciento, pero lo que más preocupa es el área de impacto en caso de que el sistema evolucione.

"Las condiciones ambientales parecen conducir a un gradual desarrollo durante los próximos días", informó el Centro Nacional de Huracanes.

De acuerdo con el pronóstico, el sistema podría producir fuertes lluvias locales y ráfagas de viento sobre porciones del norte de Venezuela, las Antillas Menores, las Islas Vírgenes, Puerto Rico, República Dominicana y Haití durante el comienzo de la semana.

Inundaciones podrían afectar especialmente a Haití, que aún está en proceso de reconstrucción luego de que un terremoto de magnitud 7,0 devastara el país en enero pasado.

Durante los próximos días, la mayoría de los modelos climáticos proyectan que el sistema cruzará sobre Haití y Cuba antes de moverse hacia el Golfo de México.

Esta posibilidad también es observada con preocupación en Estados Unidos, dado el impacto que puede tener sobre la fuga de petróleo de la perforación submarina de British Petroleum, que desde hace casi dos meses está dejando escapar crudo tras el hundimiento de la plataforma de extracción.

Celia en retirada

Por su parte, la tormenta tropical Celia que durante el fin de semana se convirtió en huracán de categoría 1, continúa alejándose de las costas de México sobre el Océano Pacífico.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes en Miami, la tormenta se fortalecerá aún un poco más. Al inicio de la semana Celia cargaba vientos máximos sostenidos de unos 120 kilómetros por hora.

Celia estuvo a unos 600 kilómetros  al sur de Acapulco y se estaba moviendo en dirección al oeste a unos 11 kilómetros por hora, lo que la llevará a perderse en el Pacífico.

Mientras tanto, la tormenta Blas, también en el Pacífico, fue degrada a depresión tropical y permanecía a más de 700 kilómetros de las costas de Baja California con vientos de 55 kilómetros por hora, en dirección oeste, noroeste sin representar un peligro.