El Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de EE.UU. celebró una audiencia sobre detener el contrabando de personas a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

Uno de los testigos, el Procurador General de Arizona, Terry Goddard, dijo que no hay forma de mejorar la seguridad de la frontera de Estados Unidos si no se acaba con los cárteles mexicanos de la droga.

El presidente de la comisión de la Cámara Nacional de Seguridad, el demócrata Henry Cuellar de Texas, explicó que para los aspirantes a cruzar la frontera estadounidense sin documentos es mucho más difícil de lo que solía ser a causa de la vigilancia y el endurecimiento de las medidas de seguridad. Cuéllar dijo que más y más inmigrantes ilegales dependen de pago de contrabandistas criminales para cruzar la frontera.

"Como hemos hecho más para proteger nuestras fronteras, las organizaciones de contrabando de extranjeros se hacen cada vez más audaces, violentas y peligrosas", dijo Henry Cuéllar.

"Ahora están planteando nuevas amenazas a nuestros agentes del orden, las comunidades fronterizas y las personas que intentan pasar de contrabando a través de nuestras fronteras", declaró el demócrata.

El Procurador General de Arizona, Terry Goddard, dijo que la única forma de detener el contrabando de personas y aumentar la seguridad de EE.UU. en la frontera es asumir cada vez más la prioridad de cooperar con el gobierno mexicano para luchar contra los cárteles de la droga. Además dijo que su estado ha tenido mucho éxito en herir los poderosos cárteles de la droga en los últimos ocho años.

"Mi estrategia ha sido muy simple", dijo Terry Goddard. "Es rastrear el dinero. En el estado de Arizona estamos muy conscientes de las finanzas. Las ganancias económicas por el comercio ilegal de drogas y contrabando de personas son nuestro objetivo número uno. Y hemos podido a través de una serie de técnicas interrumpir el flujo de fondos que ilegalmente salen del país y embargar bienes utilizados por los traficantes”.

Goddard dijo que sus funcionarios son capaces de distinguir entre las transferencias electrónicas a México a legítimos de los miembros de una familia, y transferencias electrónicas para los cárteles de la droga.