Los meteorólogos consideran ésta una de las más fuertes temporadas de invierno de los últimos años.
Un trabajador limpia de nieve una acera en Lawrence, Kansas.

Una tormenta invernal, la misma que antes afectó con lluvias a California, azota gran parte de Estados Unidos desde la mañana de este domingo.

La tormenta se expandió del oeste de Oklahoma hasta Washington y Nueva York, coincidiendo con la llegada de otra ola de frío polar.

Partes del norte de Arkansas podrían recibir una precipitación de hasta cinco centímetros (dos pulgadas) de aguanieve, mientras que en San Luis podrían caer varios centímetros de nieve. El oeste de Tennessee y gran parte de Kentucky recibirán una combinación de hielo y nieve.

En el área metropolitana de Washington se espera lluvia por la noche, seguida de nieve durante la madrugada, que podría acumular entre 20 y 35 cm antes de que termine de pasar, el lunes por la tarde.

En Nueva York, la nevada será de unos 12 cm.