Un tornado con vientos de hasta 160 kilómetros por hora provocó graves daños en la ciudad de Nueva York, derribó árboles y líneas eléctricas, generó un caos en el tránsito vehicular, arrancó techos y hasta provocó la muerte de una persona.

Los fuertes vientos provocado por la tormenta de rápido desplazamiento, provocaron la caída de un árbol sobre un árbol que se encontraba estacionado, en una calle del barrio de Queens, provocando la muerte de Iline Levakis, de 30 años.

La mortal tormenta provocó también atrasos en el transporte público y el servicio de trenes. Miles de personas quedaron sin servicio eléctrico.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una advertencia de tornado para Staten Island, que luego fue extendida para los barrios de Brooklyn y Queens. "Una rama de un árbol enorme, como de unos siete metros de largo, voló por toda la calle, subió la cuesta y se detuvo en el aire a 15 metros y comenzó a girar en esta intersección", dijo Steve Carlisle, de 54 años, testigo de la fuerza del tornado.

El Servicio informó que evaluará los daños para determinar si la tormenta, efectivamente, era un tornado.