El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, confirmó que un 58 por ciento de los electores aprobó el programa de cambios para la constitución.

La reforma que permitirá modificar la Constitución de hace 30 años, que fuera aprobada durante la era militar, tiene un impacto dentro del país, pero también es considera como una de las claves para que Turquía ingrese a la Unión Europea.

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan hizo el anuncio pocas horas después de la votación y señaló que la presencia de electores alcanzó un 78 por ciento. La votación fue interpretada como un mensaje de la voluntad "europeista" de Turquía.

El principal partido de oposición urgió a los kurdos a boicotear las mismas porque dijo que esos cambios no toman en cuenta los temas kurdos.

La violencia interrumpió el proceso electoral en varias ciudades y la policía detuvo a varias personas en Mersin, en el sur de Turquía por manifestar violentamente y atacar a los votantes.

49 millones de turcos se inscribieron para participar en las votaciones, realizadas durante el aniversario del golpe de estado militar de 1980.