La Unión Europea decidió mantener su Posición Común con Cuba, pero se tomará tiempo hasta diciembre para estudiar si suavizar su política con el gobierno de la isla.

La valoración surgió después de que los ministros de relaciones exteriores del bloque de 27 países, destacara que el gobierno de Raúl Castro, inició un proceso de excarcelación de disidentes y anunciara reformas económicas.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, será la encargada de abrir contactos exploratorios con el gobierno de Cuba para "buscar la forma de progresar" en las relaciones bilaterales, aunque no está previsto que visite la nación isleña.

Los ministros acordaron paralelamente mantener un año más la Posición Común, un documento de 1996 que exige a La Habana avances en derechos humanos y democracia, al final de la reunión en Luxemburgo.