El catedrático Arturo Cruz fue detenido el sábado 5 de junio y está siendo investigado por la fiscalía afín al presidente Ortega. Foto Houston Castillo, VOA

Al menos dos precandidatos presidenciales opositores han sido detenidos en menos de 72 horas en Nicaragua y otros ha sido llamados a declarar ante las autoridades, a tan solo cinco meses de que se celebren las comicios en este país centroamericano, gobernado desde hace 14 años por el izquierdista Daniel Ortega, quien controla todos los poderes del Estado.

La detención más reciente se dio este sábado al catedrático y exembajador de Nicaragua en Estados Unidos, Arturo Cruz a quien la Fiscalía lo acusa de “ tener fuertes indicios de que ha atentado contra la sociedad y los derechos del pueblo”, tras haber retornado de Washington donde se encontraba hace unos días.

También fue detenida Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, y se le ha iniciado una supuesta investigación por lavado de dinero y activos que según la acusación se habría realizado por medio de una Fundación que dirigía, algo que es considerado por los críticos a Ortega, como “una patraña” para sacarla de la contienda electoral, por ser la opositora con más aceptación en las encuestas.

En el caso de la Fundación Chamorro, se estrenó una reforma al Código Procesal Penal contra dos extrabajadores de esa oenegé. Según la reforma el proceso de investigación y detención se extendió hasta por tres meses como fue en ese caso, tras una solicitud de la juez.

El Gobierno de Estados Unidos hizo hoy un llamamiento a la liberación de la opositora nicaragüense y precandidata presidencial, Cristiana Chamorro, quien permanece bajo arresto domiciliario desde el pasado miércoles

"Estados Unidos hace un llamamiento a la inmediata liberación de la líder de la oposición Cristiana Chamorro, así como de sus dos compañeros de la Fundación Violeta Chamorro", señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Washington sube así el tono de su mensaje después de varios días en los que, al igual que buena parte de la comunidad internacional, ha rechazado las distintas medidas adoptadas por la Justicia nicaragüense en contra de la hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

Chamorro, quien lidera en las encuestas como la favorita para derrotar al mandatario sandinista Daniel Ortega en los comicios generales previstos para el próximo mes de noviembre, se enfrenta a los cargos de gestión abusiva y falsedad ideológica en concurso real con el delito de lavado de dinero.

En un comunicado a parte, Price señaló que "el arresto de Chamorro se produce en un momento de constantes ataque contra candidatos presidenciales pro-democracia y medios independientes". El vocero de la cartera de Exteriores lamentó que, lejos de adoptar las reformas electorales solicitadas por la Organización de los Estados Americanos (OEA), el "régimen de Ortega" ha optado por "imponer nuevas restricciones y reducir la transparencia".

Libertad de Prensa en Nicaragua
Off

Hace una semana, dos extrabajadores de la Fundación Chamorro también fueron detenidos por la justicia nicaragüense, como parte de esta misma causa judicial. Sus familiares denunciaron que tampoco se les ha permitido el acceso para conocer el estado de salud de los implicados.

Chamorro fue sometida a una investigación de la Fiscalía desde hace dos semanas, debido a supuestas inconsistencias e indicios de “lavado de dinero”, encontrados en la Fundación Violeta Barrios en los últimos años.

El gobierno estadounidense, que colabora con la fundación a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), ha negado que se hayan producido irregularidades.

Esta misma semana, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reaccionó a la solicitud de inhibición de cargos públicos de Chamorro en su cuenta de Twitter, afirmando que “prohibir arbitrariamente a la líder de la oposición @chamorrocris refleja el temor de Ortega a unas elecciones libres y justas. Los nicaragüenses merecen una democracia real”.

En este sentido, el viernes, el portavoz Price concluyó: "La comunidad internacional no puede considerar creíbles unas elecciones bajo estas condiciones de represión".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

 

Washington volvió a insistir en que, en las actuales "condiciones de represión", no se podrán considerar "creíbles" los comicios de Nicaragua previstos para el mes de noviembre.

La alerta de Arturo Cruz

La Ley bajo la cual investigan a Cruz es la Ley 1.055, aprobada por la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional en diciembre de 2020 bajo el título de “Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia”.

Al caso de Cruz también se utilizó la reforma al Código Procesal Penal, por lo que la Fiscalía pidió ampliar la investigación y detención en su contra hasta “90 días”, solicitud que fue aceptada por una juez de Managua.

Por otro lado también fue citado ante la Fiscalía este martes el aspirante opositor Félix Maradiaga, quien se exilió durante casi un año, tras acusársele en las manifestaciones de 2018 por supuesto financiamiento al terrorismo.

La citatoria no especifica ninguna causa penal. “Atenderé la citatoria con toda la serenidad de quien nunca ha cometido ningún acto ilícito. Reafirmo mi solidaridad hacia todos los hermanos nicaragüenses que sufren encarcelamiento político y juicios amañados”, reaccionó el político.

Maradiaga al igual que los otros dos precandidatos podrían ser sacados de la contienda electoral, han dicho algunos expertos.

Cruz había realizado únicamente advertencias sobre consecuencias de elecciones viciadas.

En los medios oficiales se han divulgado una entrevista de Cruz donde analiza el panorama electoral cada vez más escabrosos por las reformas electorales poco creíbles , según los expertos.

Semanas atrás Cruz había brindado una amplia entrevista a la Voz de América donde igualmente comentaba el panorama post electoral y advertía de la reacción de la comunidad internacional. 

En relación a declaraciones del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien afirmaba que Nicaragua se encaminaba a las peores elecciones de la historia, Cruz señaló que estaba de acuerdo pues a diferencia de los comicios pasados, esta vez se suma la crisis sociopolítica de 2018.

“Estoy de acuerdo, inclusive quisiera hacer un comentario de ese tema. En 2011 cuando uno pudo haber argumentado que las circunstancias para Ortega eran más favorables, ahora te podés imaginar el 2021, en donde hay una crisis sociopolítica, tengo mis reservas fuertes”, dijo Cruz a la VOA.

“Si en 2011 se dio un bochorno increíble, imaginate en 2021”, indicó, y alertó que “la imprudencia temeraria” de Ortega al no realizar elecciones creíbles, podría causar una “catastrofe económica”.

“Imaginate que nos suspendan del acuerdo de libre comercio. Eso sería una catastrofe económica y eso sería una posiblidad, no lo podés descartar. Es una imprudencia temeraria”.

En medio de las citatorias y acusaciones el presidente Daniel Ortega ha acusado a la comunidad internacional de injerencistas y en un discurso público acusó al embajador de Estados Unidos en Managua, Kevin Sullivan de supuestamente estar reuniéndose con los candidatos para “imponer” al suyo.

“A ellos les gusta meterse por todos lados y querer decidir por los de casa, aquí el embajador Yanqui ahí anda de arriba para abajo vendiendo sus candidatos, como que él fuera nicaragüense, él no es nicaragüense, si quiere vender candidatos que los vaya a vendar a los Estados Unidos, candidatos norteamericanos, aquí que no se meta el embajador Yanqui”, dijo Ortega durante un acto por el 126 aniversario del natalicio de Sandino.

Al respecto Cruz dijo que “la diplomacia en un país como el nuestro debe ser cuidadosa y no porque no tengás orgullo , sino porque tenés amor por los pobres de este país”.

“Nuestra diplomacia debe ser sensata, prudente, cómo no vas a cuidar eso, cuando sos un estadista, jefe de gobierno y tenés los intereses de los más pobres”.

Finalmente enfatizó que el panorama post electoral sería muy diferente al que ha visualizado “la pareja imperial”, a como se refiere al presidente Daniel Ortega y a la vicepresidenta y esposa del mandatario, Rosario Murillo.

“Creer que en Nicaragua habrá normalidad en 2002 sino hay un ejercicio electoral creíble es ridículo, yo no sé en qué mundo vive la pareja imperial, viven en un mundo paralelo.  La única manera en que un gobierno en Nicaragua puede tener credibilidad, es si tiene legitimidad de origen incuestionable”, finalizó Cruz.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.