German Chancellor Angela Merkel speaks during a news conference in Berlin, Germany May 8, 2021. John MacDougall/Pool via REUTERS
La canciller alemana, Angela Merkel, es una de las voces dentro de la Unión Europea que considera que el tratado comercial con China debe aprobarse.

Dirigentes de Europa y China están tratando de impulsar la ratificación de un tratado comercial que acordaron en diciembre, después de que tensiones sobre acusaciones de abusos de los derechos humanos en China retrasaron la aprobación por los legisladores de la Unión Europea.

El Acuerdo Integral sobre Inversiones UE-China (CAI) llevó siete años de negociaciones y fue acordado el 3 de diciembre de 2020 tras una cumbre virtual entre líderes europeos y chinos. Europa dijo que es el tratado más ambicioso en que China ha concertado con una tercera parte.

A pesar de ello, el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, dijo la semana pasada que los esfuerzos para ratificar el acuerdo en el Parlamento Europeo se habían interrumpido.

“Hemos suspendido por el momento algunos esfuerzos para llamar la atención (…) porque es claro que en la situación actual, con sanciones de la EU contra China y contra sanciones de parte de China, incluso a miembros del Parlamento Europeo, el entorno no es el propicio para la ratificación del acuerdo”, dijo Dombrovskis a la agencia AFP el 4 de mayo.

La medida fue posterior a las sanciones impuestas por el tratamiento de China a la población uigur de la provincia de Xinjiang.

Estados Unidos y otros países occidentales han descrito el tratamiento de la población como un genocidio. Washington impuso sanciones a varios funcionarios chinos en marzo y también ha expresado reservas sobre el pacto comercial entre la Unión Europea y Beijing.

La UE siguió después con sus propias medidas contra cuatro funcionarios chinos vinculados las políticas en Xinjiang. 

China respondió sancionando a cinco legisladores del Parlamento Europeo, el cuerpo que tiene que ratificar el acuerdo.

El acuerdo tenía como objetivo abrir el amplio mercado chino a las compañías europeas y proporcionar una mayor transparencia, pero desde el principio muchos en Europa dijeron que tenía muchas fallas.

“Cada porción de acceso al mercado que Europa estaría recibiendo, cuando se leen bien los detalles, no son tan grandes”, dijo a la Voz de América Alicia García-Herrero, miembro del centro de estudios Bruegel en Hong Kong. 

Los analistas dicen que el CAI podría beneficiar a los fabricantes de autos alemanes, que tienen una fuerte presencia en China y buscan expandir la producción y las ventas de vehículos eléctricos.

La propia canciller alemana, Angela Merkel, dijo el pasado 5 de mayo que el tratado no debe abandonarse.

“A pesar de todas las dificultades que encontremos en la ratificación, se trata de una iniciativa muy importante que abre una mayor reciprocidad de acceso a los mercados”, dijo Merkel a los reporteros.

China también está presionando para la ratificación.

“China está dispuesta a comunicarse y cooperar con la UE para promover la realización del acuerdo lo más pronto posible, para beneficio de ambas partes y para señalar positivamente a la comunidad internacional que China respalda mantener una economía abierta”, declaró el portavoz de la Cancillería china, Wang Wenbin, a los reporteros el jueves pasado.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.