El Departamento del Tesoro no entregó detalles sobre si eso incluirá las ventas de petróleo.
El índice de confianza del consumidor en EE.UU. subió a una lectura de 138.4 este septiembre desde una revisión al alza de 134.7 en agosto. Se trata la mejor lectura desde septiembre del 2000.

La confianza del consumidor en Estados Unidos subió a un máximo de 18 años el presente mes ya que los responsables de hogares han manifestado mayor optimismo respecto al mercado laboral, lo cual refleja una fortaleza sostenida de la economía, pese a la disputa comercial entre Washington y China.

Aunque otro dato divulgado el martes refleja una moderación en el alza de precios de viviendas en julio, el avance probablemente es suficiente para apuntalar la riqueza de los hogares y seguir respaldando el gasto del consumidor, además de hacer que las compras de casas sean más asequibles para compradores primerizos.

El grupo privado Conference Board señala que su índice de confianza del consumidor subió a una lectura de 138.4 este septiembre desde una revisión al alza de 134.7 en agosto. Se trata la mejor lectura desde septiembre del 2000 y no está tan lejos de un máximo histórico de 144.7 que alcanzó ese año.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectan que el índice de confianza del consumidor bajara a una lectura de 132.0 este mes desde los 133.4 reportada previamente en agosto.

Algunos economistas creen que una mejoría del mercado laboral, que está empezando a elevar el crecimiento de los salarios, y mayores ahorros podrían amortiguar en los hogares el golpe de importaciones más caras de bienes de consumo procedentes de China, como consecuencia de la imposición de aranceles.