WASHINGTON DC - La izquierda en América Latina, con su devastador historial de pobreza, violaciones a los derechos humanos, éxodo masivo y estados fallidos, continúa aferrándose en el continente y amenaza con tomar estados democráticos, según expresaron analistas en Foro.

El embajador Jaime Aparicio, quien representó a Bolivia en la OEA y Milos Alcalay, quien representó a Venezuela ante la ONU, coincidieron en que la izquierda, lejos de ser un movimiento desarticulado, es una columna ideológica monolítica bien estructurada y financiada. Su objetivo, según los embajadores: la erradicación de las libertades y la entronización del poder para beneficio sólo de un anillo minoritario. No obstante, quienes defienden el socialismo argumentan que continúa siendo la mejor opción contra un capitalismo que apoya la democracia a través de la ostentación del poder.

Idealismo y tiranía

Pero ¿por qué, la izquierda, pese a su historial de fallos, continúa atrayendo a millones en Latinoamérica? Para el doctor Aparicio, la respuesta está en la idealización del bien común. “Todos hemos tenido esas imágenes, esos íconos del supuesto David peleando contra Goliat. Ese aparato se ha ido transformando y se ha ido volviendo mucho más perverso a medida que han aprendido las técnicas de represión, de investigación de Europa del Este, la Unión Soviética, la Alemania Oriental. Y se convirtieron en lo que hoy es el Foro de Sao Paulo”.

U.S. President Donald Trump holds a campaign rally in Sanford, Florida
Trump amenaza con la “pesadilla socialista” en su vuelta a la campaña
El presidente volvió a ofrecer un mitin de campaña menos de dos semanas después de dar positivo por covid. Trump aseguró que Biden le abriría las puertas al socialismo. El demócrata criticó la imprudencia del mandatario desde su diagnóstico.

El Foro de Sao Paulo fue creado en 1990 por el Partido de los Trabajadores de Brasil. Agrupa a organizaciones de izquierda y su intención es lucha contra el nuevo orden internacional surgido después de la caída del Muro de Berlín. Busca ser la alternativa al neoliberalismo.

Venezuela, exportador del fracaso

Pese al declive de los movimientos de izquierda y del discurso público de sus líderes, el socialismo recobró nuevos bríos con el ascenso al poder de Hugo Chávez en Venezuela en 1999, dijo el doctor Alcalay. Su discurso populista atrajo a los electores, alienados por la corrupción política del país y deseosos de sustanciales cambios que les dieran acceso gratuito a servicios. El experimento causó la peor crisis económica, política y migratoria del continente. De paso, perpetuó a Hugo Chávez en el poder por más de 14 años. 

“Los viudos y viudas del marxismo colapsado se prepararon y encontraron en Chávez, en Venezuela, la formula para financiar, para exportar otro tipo de modelo diferente al  fracasado golpismo de las guerrillas”, dijo Alcalay

Tanto Alcalay como Aparicio concuerdan en que si la izquierda llega a tomar el poder en Ecuador, o si llegan a tomar posiciones de influencia en Brasil, ello causará una daño devastador para la democracia en el hemisferio.