El juez Brett Kavanaugh enfrenta su segundo día de audiencias de confirmación ante el Comité Judicial del Senado.
El juez Brett Kavanaugh enfrenta su segundo día de audiencias de confirmación ante el Comité Judicial del Senado.

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elogió el desempeño de su nominado a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, durante su segundo día de audiencias ante el comité judicial del Senado y señaló que “él nació para la posición”.

Trump dijo estar feliz por la audiencia y acotó que “ha visto algunas respuestas increíbles a algunas preguntas complejas” en referencia al intenso interrogatorio de Kavanaugh por parte de senadores demócratas y republicanos.

“[Kavanaugh] es un intelecto sobresaliente, es un juez sobresaliente”, manifestó el presidente Trump, quien está seguro que su nominado debe convertirse en el próximo juez de la Corte Suprema.

Ante las candentes preguntas de los que se oponen a la confirmación de Kavanaugh, Trump especificó que en lugar de “meterse en minucias deberían apoyarlo porque no van a encontrar nunca a alguien mejor en términos de talento o intelecto”.

El nominado a la Corte Suprema, enfrentó este miércoles la segunda audiencia para su confirmación frente al comité judicial del Senado, y al igual que en el primer día no faltaron las protestas.

Varias personas opuestas a su confirmación llegaron hasta la sala donde se desarrollaba la audiencia para expresar su oposición y las razones por las que no debe convertirse en el próximo juez de la Corte Suprema de EE.UU.

Protestas durante audiencia de confirmación del juez Brett Kavanaugh.

​​Durante la primera ronda de preguntas Kavanaugh señaló que la mejor cualidad de un buen juez es la “independencia”.

Kavanaugh dijo que ser un buen juez también requiere prestar atención a lo que dice la Constitución y las leyes, y “no hacer lo que quiero hacer”.

En las primeras horas de la mañana, Kavanaugh respondió sobre diversos temas, entre ellos el aborto, los alcances del poder ejecutivo, y las armas, entre otros.

Sobre el aborto, el nominado a la Corte Suprema señaló que la decisión de la Corte de 1973 Roe vs Wade, que estableció el aborto como un derecho constitucional es un “importante precedente” que ha sido reafirmado muchas veces.

​​Kavanaugh comparó la decisión de Roe vs Wade con otro caso, Miranda vs. Arizona, que requiere que las fuerzas del orden público den a conocer a los sospechosos sus derechos. Kavanaugh anotó que el expresidente del Tribunal Supremo, William Rehnquist, había criticado la decisión en el caso Miranda, pero luego la mantuvo como precedente.

En cuanto a la posición de Brett Kavanaugh sobre el poder ejecutivo, el nominado se negó a decir si un presidente puede ser obligado a declarar en un caso criminal, calificándolo de algo hipotético.
 
El tema es de gran atención porque la persona que nominó a Kavanaugh para el puesto, el presidente Donald Trump, podría enfrentar una citación en la investigación del abogado especial Robert Mueller en el caso de la interferencia rusa.
 
El máximo demócrata en el Comité Judicial del Senado, la senadora Dianne Feinstein de California, le preguntó a Kavanaugh si cree que un presidente en ejercicio puede "estar obligado a responder a una citación''.
 
Kavanaugh respondió "No puedo darle una respuesta sobre esa pregunta hipotética''.
 
La Corte Suprema nunca se ha pronunciado sobre una citación presidencial.
 
El presidente Bill Clinton fue citado por el abogado independiente Kenneth Starr en 1998. Clinton aceptó testificar voluntariamente y la citación fue retirada.  Kavanaugh trabajó para Starr.

El presidente Donald Trump nominó al juez de apelaciones de 53 años en julio para ocupar el puesto del juez retirado Anthony Kennedy.