El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, habla sobre el brote de adenovirus. Detrás,  el Comisionado del Departamento de Salud de Nueva Jersey, Dr. Shereef Elnahal, en una conferencia de prensa, el miércoles 24 de octubre de 2018.
El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, habla sobre el brote de adenovirus. Detrás, el Comisionado del Departamento de Salud de Nueva Jersey, Dr. Shereef Elnahal, en una conferencia de prensa, el miércoles 24 de octubre de 2018.

Un joven falleció en un brote viral en el Centro de Enfermería y Rehabilitación de Wanaque en Haskell, Nueva Jersey, este mes, lo que elevó el número de muertos a siete, dijeron las autoridades el miércoles cuando revelaron los primeros síntomas de la enfermedad que apareció a fines de septiembre.

La mayoría de las víctimas en el brote de adenovirus eran menores de 18 años, pero al menos uno era un adulto joven, dijo el Departamento de Salud del estado. La séptima víctima murió el martes.

Ha habido 18 casos en general en el centro, ubicado a unas 30 millas (50 kilómetros) al noroeste de Nueva York, según la información oficial. La instalación con 227 camas y con fines de lucro tiene una unidad pediátrica, pero también se ocupa de ancianos residentes.

La policía estacionada cerca de la entrada del Centro de Enfermería y Rehabilitación de Wanaque, donde el Departamento de Salud del estado de Nueva Jersey confirmó 18 casos de adenovirus.

​​Todos los casos ocurrieron en una unidad respiratoria o de ventilación, dijo el Dr. Shereef Elnahal, comisionado de salud de Nueva Jersey, en una conferencia de prensa con el gobernador Phil Murphy, afuera del complejo.

"Nuestra atención está centrada de lleno en asegurarnos que se minimicen más casos", dijo el demócrata Murphy.

Los funcionarios de salud dijeron que tienen personal en el lugar, y que el brote no se declarará terminado hasta que el centro pase cuatro semanas, sin diagnóstico de un nuevo caso.

El comisionado dijo que los primeros síntomas aparecieron el 26 de septiembre y que el estado fue notificado de un brote el 9 de octubre. Cuando se le preguntó sobre el retraso, dijo que  es difícil saber cuándo comienza un brote real.

"Puede ser difícil o imposible saber cómo llegó el virus a las instalaciones, cuál fue su origen o cuáles son sus mecanismos específicos de propagación de persona a persona", dijo Elnahal. "Las consecuencias aquí han sido drásticas, y esto ha sido absolutamente desgarrador para las familias, los miembros de la comunidad, nuestro departamento, para mí personalmente y para el gobernador".

Los adenovirus son comunes y generalmente causan síntomas leves de resfriado o gripe en personas sanas, como dolor de garganta, fiebre, tos y estornudos. Algunas cepas también causan diarrea y conjuntivitis.

Pero la cepa encontrada en el brote del centro de rehabilitación de Haskell, el adenovirus 7, se encuentra entre los tipos más potentes y algunas veces puede causar enfermedades respiratorias más graves, particularmente en personas con sistemas inmunes débiles o que tienen afecciones pulmonares.

Muchos de los niños en las instalaciones requieren ventiladores para respirar, y algunos han pasado la mayor parte de sus vidas allí, dijo el comisionado. Describió a los pacientes, en una entrevista, como "frágiles". Es poco probable que haya una amenaza más amplia, dijo.

"Desafortunadamente, tenemos cientos de estos tipos de brotes por año", dijo el comisionado en la entrevista. "Debido a que esto ocurrió en un lugar donde los pacientes son tan frágiles y tienen problemas subyacentes del sistema inmunológico, se está viendo cómo se desarrolla la gravedad".

Elnahal dijo que una inspección sorpresa en la instalación el fin de semana pasado encontró solo una deficiencia en el lavado de manos.

El presidente de un sindicato de enfermeras dijo el miércoles que las enfermeras se quejaron de la escasez de personal en Wanaque, lo que, según ella, podría llevar a prácticas deficientes de control de infecciones que podrían poner en riesgo la seguridad del paciente.

"Mientras el personal trabaja para contener la propagación del virus, también continuará abogando por protocolos más sólidos y la implementación de políticas de control de infecciones", dijo la presidenta, Debbie White, en un comunicado.

El centro remitió las preguntas a un portavoz, quien dijo el miércoles por la noche que estaba preparando una declaración.

Las identidades de quienes murieron y los pacientes afectados no han sido revelados.

Los funcionarios de salud habían descrito anteriormente a todos los infectados como niños, que es como el centro de rehabilitación describe a sus pacientes pediátricos, aunque su sitio web dice que algunos tienen 22 años.

"Nuestro objetivo ahora", dijo Elnahal, "es asegurarnos de que se sigan todos los protocolos de infección para minimizar el impacto en las familias y los pacientes afectados".