La vocera presidencial, Sarah Huckabee Sanders durante la conferencia de prensa de la Casa Blanca el miércoles 3 de octubre de 2018.
La vocera presidencial, Sarah Huckabee Sanders durante la conferencia de prensa de la Casa Blanca el miércoles 3 de octubre de 2018.

La Casa Blanca defendió las burlas del presidente Donald Trump el martes en un mitin político en Mississippi, sobre el testimonio de la doctora Christine Blasey Ford en el Senado, acerca de su acusación de agresión sexual contra el nominado a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, diciendo que solo estaba estableciendo "hechos". 

En conferencia de prensa el miércoles, la vocera de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders rechazó las preguntas de varios periodistas sobre el tono del presidente al remedar las declaraciones de Ford, tratando de destacar lo que considera como los agujeros del testimonio.

"Parecía que ella estaba relatando hechos. Nadie está viendo si las acusaciones hechas son corroboradas. El presidente simplemente destacó los hechos del asunto", dijo Sanders, quien varias veces respondió a las preguntas sobre el tema, criticando a los demócratas por como han actuado durante el proceso de confirmación de Kavanaugh. 

Preguntada si tanto Ford como Kavanaugh eran víctimas, ella respondió que los demócratas han victimizado a ambos.

El presidente Donald Trump durante un mitin político el 2 de octubre de 2018, en Southaven, Mississippi.

​​Frente a una multitud de simpatizantes el martes por la noche en Mississippi, Trump remedó el testimonio de Ford en tono burlón.

"¿Cómo llegaste a casa? 'No me acuerdo'. ¿Cómo llegaste allí? 'No lo recuerdo' ', dijo Trump.

La mujer dijo al Comité Judicial del Senado que estaba "100 por ciento segura" de que Kavanaugh, en estado de ebriedad,  la inmovilizó en una cama, la tocó a tientas, trató de quitarle la ropa y le tapó la boca con la mano para sofocar sus gritos de auxilio. Kavanaugh declaró que nunca ha atacado a nadie.

El abogado de Ford, Michael Bromwich, calificó el ataque de Trump el martes como "vicioso, vil y desalmado".

"¿Es de extrañar que ella estuviera aterrorizada de presentarse y de que otras sobevivientes de asalto sexual también lo estén? Ella es un perfil notable en valor. Él es un perfil en cobardía", escribió Bromwich en Twitter.

Reacciones de senadores

Los comentarios de Trump sobre Ford provocaron fuertes reacciones de varios senadores, algunos de los cuales no están decididos sobre si votar a favor de la nominación de Kavanaugh.

Senador Jeff Flake republicano por Arizona.

​"No hay tiempo ni lugar para comentarios como ese", dijo el miércoles el senador republicano Jeff Flake en el programa "Today" de NBC. "Discutir algo tan delicado en un mitin político no es correcto. Ojalá no lo hubiera hecho", dijo, y agregó que "es un poco espantoso".

La senadora republicana Susan Collins también condenó los comentarios de Trump y dijo que el miércoles en la CNN "simplemente están equivocados".

El senador Richard Blumenthal, un demócrata y crítico frecuente de Trump, dijo en CNN: "Este vil y burlón ataque a una sobreviviente de asalto sexual creíble, inmensamente poderosamente elocuente es una señal de falta de respeto y desprecio no solo por la doctora Blasey Ford sino para toda la comunidad . "

El senador independiente Angus King dijo que las declaraciones de Trump en "New Day" de CNN "me hicieron sentir como enfermo".

Disputa por investigación

El martes temprano, los republicanos y demócratas del Senado se enfrentaron por la investigación del FBI a Kavanaugh, que se espera esté completada para el viernes.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, habla sobre el nominado a la Corte Suprema de EE.UU. juez Brett Kavanaugh, en el pleno de la Cámara. Septiembre 24 de 2018. (Imagen tomada del Canal de Televisión del Senad...

​​El líder de la mayoría, Mitch McConnell, dijo que el voto de confirmación tendrá lugar una vez que los senadores de ambos partidos tengan la oportunidad de revisar las conclusiones del FBI.

"Lo que puedo decirles con certeza es que tendremos un informe del FBI esta semana y tendremos una votación esta semana", dijo McConnell a los reporteros.

Mientras tanto, los demócratas exigieron que la Casa Blanca divulgara sus instrucciones al FBI al ordenar la investigación, que el informe del FBI se hiciera público y que los investigadores principales del buró informen a los senadores sobre sus hallazgos.

"Necesitamos ser informados por el FBI, por el agente a cargo", dijo el líder de la minoría Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York. "El FBI no debe ser esposado, y sus resultados deben hacerse públicos".

Desde que comenzó la investigación del FBI, uno de los antiguos compañeros de clase nominados en la Universidad de Yale emitió una declaración en la que afirmaba que, como estudiante, Kavanaugh era "un bebedor frecuente y empedernido" que a menudo se volvía "beligerante y agresivo" durante sus borracheras.

Brett Kavanaugh nominado para la Corte Suprema de EE.UU. asistió a la audiencia por su confirmación el 27 de septiembre de 2018 ante la Comisión Judicial del Senado.

​​El lunes, el presidente Trump dijo a los reporteros que el FBI tenía la autoridad para entrevistar a quien quisiera, rechazando los cargos de los demócratas del Senado de que la Casa Blanca está limitando el alcance de la investigación.

En el Capitolio, Schumer dijo que las preguntas sobre Kavanaugh van más allá del asalto sexual y ahora abarcan su veracidad y su temperamento judicial.

"Es difícil creer lo que juró el juez Kavanaugh", dijo Schumer. "Seguro que no mostró el comportamiento de un juez en la audiencia".

Los republicanos acusaron a los demócratas de intentar destruir la reputación del candidato por ganancias políticas.

"[Los demócratas] no estarán satisfechos a menos que derroten la nominación del juez Kavanaugh", dijo McConnell. "Las compuertas de barro y estiércol se abrieron por completo sobre Brett Kavanaugh y su familia".

"No es justo que el juez Kavanaugh continúe con este asunto", dijo el segundo líder de la mayoría, John Cornyn, de Texas. "Esto se ha convertido en una vergüenza nacional".

Los demócratas respondieron que los breves retrasos en la votación de Kavanaugh palidecen en comparación con los republicanos que se niegan a considerar al último candidato a la Corte Suprema del ex presidente Barack Obama, Merrick Garland, durante la mayor parte de 2016.

Los republicanos tienen una mayoría de 51-49 en el Senado que se dirige a las elecciones de mitad del próximo mes que determinarán qué partido político controla ambas cámaras del Congreso.

Hasta ahora, ningún demócrata ha anunciado su apoyo a Kavanaugh y ningún republicano ha declarado oposición a él.

Doctora Christine Blasey Ford, acusa al candidato a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, de agresión sexual.

​​La investigación se inició el viernes pasado, un día después de que Christine Blasey Ford dijera al Comité Judicial del Senado que Kavanaugh la agredió en una fiesta de la escuela secundaria. Kavanaugh enojado negó los cargos horas más tarde y acusó a los demócratas de orquestar un "golpe político" en su contra.